Vinaròs News

Històries d'avui en dia

Villores: la tranquilidad permanente, haya o no coronavirus Villores: la tranquilidad permanente, haya o no coronavirus
JAVIER ORTÍ Y DE MEDITERRÁNEO, MÒNICA MIRA  Los ordenadores y una buena conexión a internet se han convertido en las herramientas esenciales para que... Villores: la tranquilidad permanente, haya o no coronavirus

JAVIER ORTÍ Y DE MEDITERRÁNEO, MÒNICA MIRA

 Los ordenadores y una buena conexión a internet se han convertido en las herramientas esenciales para que las vidas no se detengan durante el estado de alarma. Y es así en Madrid, en Castelló o en Villores. La diferencia es que los vecinos de esta pequeña localidad de Els Ports disfrutan de un entorno natural y de una calidad de vida que ahora muchos envidiarían.

Bien lo sabe Marc Aguilar, edil y maestro, quien durante el confinamiento desempeña sus funciones públicas y docentes conectado a su portátil, lo que le permite tener al día de los aconteceres del pueblo al alcalde, Ivan Guimerà, que reside a escasos 20 minutos, en Morella, y que está muy pendiente de las necesidades de los vecinos gracias al propio Marc y a Tesa, ambos representantes municipales en Villores. Todos ellos, como el resto de residentes, están muy concienciados con las recomendaciones y normas del estado de alarma.

Es el caso de Ana Molinos, voluntaria de Protección Civil, que limita sus salidas a los paseos de su perro y a hacer la compra. Las necesidades básicas están cubiertas en la tienda de Juan, propietario a su vez del bar que, como en cualquier otro lugar, permanece cerrado. En su establecimiento también atienden y suministran encargos de la panadería o la carnicería de Forcall.

Entre los vecinos está Pepe Aguilar, a quien la crisis sanitaria le pilló en el pueblo, porque tiene su residencia habitual en Castelló. Está en ERTE y se dedica a hacer tareas de mantenimiento de su casa y alimentar los animales, mientras el joven Jordi Aguilar compagina sus estudios con los cuidados del huerto familiar. En cuanto a los que no paran, aunque con las limitaciones de estas fechas, están Miguel y Mara, trabajadores municipales. Y en el extremo opuesto, Esther, otra de las habitantes del pueblo, sale puntualmente para adquirir productos básicos. Algo parecido hace Felipe, quien se traslada a diario a su huerto y vuelve a casa.

Comparteix
Avatar

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies