Vinaròs News

Històries d'avui en dia

FUENTE: EL MUNDO-CASTELLÓN AL DÍA, BEATRIZ AZNAR Las cofradías de pescadores de la provincia de Castellón han dicho ‘basta’. La crisis sanitaria por el coronavirus,...

FUENTE: EL MUNDO-CASTELLÓN AL DÍA, BEATRIZ AZNAR

Las cofradías de pescadores de la provincia de Castellón han dicho ‘basta’. La crisis sanitaria por el coronavirus, que les afectó de refilón en los últimos días de febrero y primeros de marzo, les ha dado ahora de lleno y les sitúa en medio de una tormenta perfecta que es difícil acotar cuándo escampará.

Según explicó ayer el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Castellón, Sergio Albiol, la situación en el sector es «límite». Por un parte, la pesca extractiva está considerada por el Gobierno central como sector primario, al igual que la agricultura y la ganadería, lo que no les permite acogerse en las mismas circunstancias beneficiosas a los ERTE que ya están activando otros sectores económicos como la hostelería o el comercio para adaptar el empleo a la caída de la demanda. Además, cuando las barcas regresan al puerto, la lonja aborta cualquier compensación a su esfuerzo.

“La gente ya no está comprando pescado fresco. Ayer –el pasado jueves para el lector– en el puerto de Vinaròs había solo tres compradores en la lonja, cuando lo normal son quince o más. Estamos obligados a trabajar para nada, y comprometiendo nuestra salud y la de nuestras familias», sentenció Sergio Albiol. El cerrojazo a la hostelería para contener el avance de la pandemia ha echo saltar por los aires la línea de flotación del sector.

Los restaurantes se sitúan entre los clientes prioritarios de las cofradías de pescadores de Castellón, unos establecimientos obligados ahora a cerrar al público que han dejado de demandar su género diario. «El tema de los restaurantes nos ha hecho mucho daño. Y en los supermercados, la gente compra más otras cosas. El pescado fresco diario no es una prioridad», lamentó Albiol. A la nula compensación económica alguna por su esfuerzo diario en el mar, la salud de los pescadores y sus familias emerge como la principal preocupación. «Somos sector primario y debemos faenar pero las barcas no están preparadas para guardar las distancias de seguridad que se aconsejan para evitar contagios. Mi embarcación, por ejemplo, tiene 16 metros cuadrados y somos tres marineros, con una cocina que no llega a los tres metros cuadrados. Así no se puede trabajar con unas mínimas garantías. Estamos entre la espada y la pared», indicó Albiol. En estas circunstancias,

Comparteix
Avatar

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies