Vinaròs News

Històries d'avui en dia

  Javier Ortí La finalización del periodo para inscribir a los equipos de fútbol en la próxima temporada ha arrojado una clara evidencia: el...

 

Javier Ortí

La finalización del periodo para inscribir a los equipos de fútbol en la próxima temporada ha arrojado una clara evidencia: el deporte rey en el norte de la provincia no pasa por un buen momento. Equipos históricos, como los de Catí, Sant Mateu, Sant Rafael, Canet o la Jana no presentarán conjunto en septiembre. La pérdida de estos grupos históricos ha abierto el debate. Entre los motivos destacan la despoblación en las localidades del interior, la falta de compromiso o la crisis económica. Adrià Puig, directivo del ya desaparecido Catí, apunta: «Cada temporada teníamos menos jugadores del pueblo que quisiesen jugar y menos gente implicada para formar la junta». El año pasado se encargaron algunos aficionados junto a la corporación municipal, «pero ante la próxima temporada se decidió por extinguir el club». Ante esta situación, plantearon una solución que no fraguó, la de hacer un equipo comarcal para formar un conjunto de nivel amateur en l’Alt Maestrat, «igual que existe en el fútbol base pero, por el momento, el resto de clubs, no accedieron», añade Puig, quien afirma además que, hace unos años, «solo teníamos este deporte como alternativa y ahora hay un gran abanico de posibilidades, que motivan más».  En la comarca de Els Ports, a pesar de que los cuatro equipos continuarán en sus respectivas competiciones, siguen el problema de cerca. Toni Ripollés, directivo del Cinctorrà apunta que, día a día, «la despoblación nos afectará más», por lo que se plantea la idea de tener un club comarcal en categoría amateur. «Hace 10 años podíamos tener sobradamente tres colectivos, pero vemos que el problema va a más y será difícil mantener tantos equipos», incide. En este sentido, Els Ports FC, dedicado al fútbol base, nutre hoy en día a las entidades de este entorno. «Cada temporada contamos con menos niños y, por tanto, plantillas más cortas en todas las categorías, incluso nos es difícil confeccionar algunos planteles por falta de jugadores», tal y como apunta Roberto Prades, presidente de esta agrupación.

Marc Moles, capitán del Morella FC, declara que el progresivo descenso de la población «afecta y afectará cada vez más, vista la tendencia actual. No obstante, el principal problema que tenemos ahora en el club es compatibilizar la vida laboral, lejos del pueblo, con el deporte, porque la mayor parte de la plantilla trabaja o estudia fuera, y son muy pocos los jugadores que, después de finalizar los estudios, se han podido quedar a vivir en Morella». A todos estos factores, que van ligados al progresivo envejecimiento de la población en estas localidades, se suma la depreciación o extinción de los salarios que antes percibían en algunos clubs como aliciente extra. Todo ello constituye una amenaza para el fututo de una de las actividades sociales más implantadas en municipios del interior.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies