Vinaròs News

Històries d'avui en dia

El Parque Natural de la Tinença de Benifassà: paraíso para la flora y fauna El Parque Natural de la Tinença de Benifassà: paraíso para la flora y fauna
EMILI FONOLLOSA El Parque Natural de la Tinença de Benifassà viene a ser como un paraíso para la flora y fauna, dado que la... El Parque Natural de la Tinença de Benifassà: paraíso para la flora y fauna

EMILI FONOLLOSA

El Parque Natural de la Tinença de Benifassà viene a ser como un paraíso para la flora y fauna, dado que la escasa incidencia de la mano humana en esta zona del norte de la provincia castellonense, ha permitido conservar unas características difícilmente igualables en cualquier otro lugar.

El Centro de Interpretación del Parque Natural de La Tinença de Benifassà, desde el 14 de julio, vuelve a ser el aglutinador de las experiencias que pueden vivirse en estos terrenos en los que la naturaleza no ha podido ser “vencida” por la civilización.

Pasado el confinamiento, este centro ya abre al público en el horario habitual (de martes a domingo, de 9:00 a 14:00) pero, igual que en el resto de las instalaciones del parque, ha sido necesaria la adopción de diversas medidas de seguridad, siguiendo las recomendaciones sanitarias para reducir el riesgo de contagio del virus SARS-CoV-2. Este centro está situado en el Ballestar (Entidad Menor Local), pasado el pantano de Ulldecona y antes de llegar a la Pobla de Benifassà. Allí se explican las características del parque, con paneles gráficos y escritos y se gestionan las rutas senderistas que se pueden hacer en la zona. No es necesario pedir cita previa para visitarlo. Las actividades programadas se organizan previamente con el grupo interesado a realizarla. Al suspenderse las fiestas mayores de este verano en todos los núcleos urbanos que abarca el parque, se prepararon  rutas asequibles para público en general, mientras que las que tienen mayor dificultad quedan pospuestas para futuras fechas. Así, el 25 de julio se hizo una ruta de dos kilómetros en el Ballestar, que sirvió para descubrir la riqueza cultural, histórica, de hábitats y especies que rodean a este singular lugar.

El Parque Natural de la Tinença de Benifassà fue declarado como tal en mayo de 2006, abarcando unas 5.000 hectáreas, contenidas en las casi 26.000 ha del Plan de Ordenación de Recursos Naturales. Comprende los términos municipales de La Pobla de Benifassà (con sus núcleos poblacionales Coratxà, El Boixar, Fredes y El Ballestar) y Vallibona, además de una parte del término de Rossell, incluyendo Bel y una pequeña porción del de Castell de Cabres.

El abrupto relieve de este macizo, fruto de la confluencia de sistemas montañosos con diferente orientación, unido a la labor de generaciones de pobladores con sus usos tradicionales tiene como resultado un territorio de paisajes grandiosos y elevada biodiversidad. El director conservador del Parque Miquel Ibáñez destaca que es un territorio de frontera entre la cordillera Ibérica y la Costero Catalana, configurando un paisaje morfológico muy variado y accidentado, además de poseer una variedad vegetal importante, favorecida por una elevada pluviosidad. La explotación forestal fue en esta zona un recurso importante para poder vivir. La vegetación más básica estaba “restringida” a los rincones más escondidos pero como había tantos, se sigue conservando hoy en día, sobre todo la de tipo caducifolio, destacando las formaciones de pino albar con boj (de ahí el nombre de Boixar). Destaca la abundancia de microreservas de flora, repartidas por todo el ámbito del parque y de muy diferente tipo.

En cuanto a la fauna, la riqueza es excepcional, con la emblemática cabra hispánica y la abundante población de rapaces. Así, se considera que en la Tinença están las más importantes colonias de buitres de la Comunidad Valenciana.

Además, se está reintroduciendo desde el 2018 el quebrantahuesos, conocido en la zona como “crebalós”. Se trata de restaurar la riqueza biológica de la Comunidad Valenciana, con la recuperación de esta especie que se extinguió en este territorio a finales del siglo XIX.

Completan esta variada fauna águilas, halcones, pequeños y medianos mamíferos e incluso la nutria, de la que se tiene constancia de su presencia en el río Sénia, antes y después del pantano.

Visitar la Tinença también permite observar un rico valor patrimonial desde el convento de Benifassà hasta los sistemas hidráulicos antiguos como las “sénias” o norias, pasando por los restos de los hornos de cal, pozos de nieve, etc.

Por otra parte, este parque natural es una buena oportunidad para recordar quiénes fueron los maquis. Se ha instalado una señalización para guiar un par de rutas senderistas (una corta, otra larga) que arrancan en La Pobla, suben hasta la masía de la conocida guerrillera de Vallibona, La Pastora, llega al GR-7, de ahí van al Mas del Cabanil, otro lugar emblemático en tiempos de posguerra y luego regresan a La Pobla, por el Mas de Sinfores. Cuando se reanuden las rutas largas, se hará una promoción especial de éstas.

Comparteix
Avatar

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies