Vinaròs News

Històries d'avui en dia

CARMEN LLOPIS             Sin estudiar enferma el alma.  Séneca Ante los cambios acelerados de nuestras sociedades y la influencia de la realidad virtual; las...

CARMEN LLOPIS

            Sin estudiar enferma el alma.  Séneca

Ante los cambios acelerados de nuestras sociedades y la influencia de la realidad virtual; las visiones tan variadas de lo que pasa, provocando a veces conflictos; el pluralismo y la multiculturalidad que camina muy despacio hacia ambientes interculturales; la fragmentación y fragilidad de esta modernidad líquida[1], sin certezas… creemos imprescindible redescubrir el gusto, el placer por aprender, leer, estudiar… Esta actividad, casi siempre invisible y pocas veces compartida nos aporta conocimientos que hacen más transparente la realidad. El estudio, por tanto, se nos plantea como una urgencia, una oportunidad nos ayuda a reflexionar, a no ser superficiales, a tener opinión en cuestiones actuales, a tomar postura, a descubrir nuevos elementos para desentrañar la realidad en la que vivimos, para comprenderla y comprometernos para transformarla, al hacerlo, se fundamentan nuestras opciones, nuestra profesión, para ir más allá de verdades heredadas y de dogmatismos.

            En el estudio no existe la saciedad. Erasmo de Rotterdam

Pero esta actividad, requiere tiempo para leer, compartir, contrastar, requiere también, concentración, espacios de silencio, atención, observación del mundo, escuchar a las personas. Además, necesitamos clarificar que fuentes de información utilizamos, dónde nos enteramos de las cosas, como incorporamos esa información a nuestras vidas, como las valoramos. Cuando la procesamos, que datos seleccionamos, destacamos o cuales ocultamos y por qué, cómo diferenciamos opinión de conocimiento, que herramientas nuevas controlamos y con qué grado de autonomía las utilizamos, como armonizamos teoría y práctica para ser coherentes en nuestras vidas. ¿Contrastamos opiniones para elaborar nuestras ideas?

            El viaje es la recompensa. Proverbio chino.

En esta sociedad compleja, en donde todo es instantáneo, nos preguntamos

-En la información que nos llega ¿pensamos en la manipulación y control de las grandes multinacionales en los medios de información? ¿Cómo ir desarrollando un pensamiento crítico?

– ¿Cuándo analizamos lo hacemos desde la información rápida, simplificada, de titulares que pasan de moda?  ¿Qué destacamos de todo lo que ocurre y con qué criterios lo hacemos?

-¿Qué papel tenemos como ciudadanía y qué cauces para exigir a los medios una información más amplia, de más lugares y más temas, pero además más veraz, más transparente y menos manipulada.

            Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso. Confucio

En un cuestionario sobre el valor del estudio -pasado hace unos años[2]– a universitarios, resaltamos: para una mayoría estudiar es leer y memorizar apuntes, generalmente a la fuerza. Un tiempo de la vida, para después conseguir el éxito y una vida cómoda, muy pocas personas dicen leer libros, ampliar apuntes, utilizar la red, contrastar opiniones, descubrir la realidad y responder para mejorarla… -Generalmente afirmaban que la finalidad del estudio era tener una carrera, sacar buenas notas, conseguir buen trabajo… Un grupo muy reducido opinaba que les gusta, se distraían y solo dos de las personas aseguraban que les ayudaba a tener una visión crítica y plural.

            El éxito depende del esfuerzo. Sófocles

Leyendo lo que aportan los cuestionarios, se deduce que la mayoría entienden el estudio de una forma utilitaria y solo desde lo académico. No se plantean que aprendemos además, a lo largo de la vida, en los grupos a los que pertenecemos -casa, trabajo, amistades…-, en los que estamos implicados compartiendo significados, costumbres, maneras de hacer, valores…, esos grupos, a lo que Etienne Wenger[3] llama comunidades de práctica, van cambiando y formando nuestras identidades.

            Cualquier esfuerzo resulta ligero con el hábito. Tito Livio

Cuando nos referimos al estudio, en una época de cambios y un cambio de época, como la que estamos viviendo, se tiene que pensar en algo más que en la escuela- el instituto o la universidad como lugares en donde se aprende estudiando. Los procesos de aprendizaje en una educación global, son dinámicos e interactivos y se articulan con otros procesos sociales para favorecer, en cada contexto, la construcción de sujetos autónomos, competentes, solidarios.

            Si quieres aprender, enseña. Cicerón

El estudio, entendido así, es una fuerza de futuro, un instrumento para hacer más eficaz el cambio de mentalidades y el cambio social Capacita para saber participar como ciudadanos/as en diversos contextos reclamando derechos y aportando desde las responsabilidades. Proporciona, además, recursos para cuestionar situaciones, para interpretar y desenvolvernos en la vida, es, sobre todo, para cada ser humano, apertura y creatividad.

            Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad             para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Albert Einstein.

EL FORTÍ, VINARÒS INTERCULTURAL

www.elforti15.blogsport.com.es

[1] BAUMANN, Z. (2004) Modernidad líquida. Fondo de Cultura económica. México

– (2007) Miedo líquido, la sociedad contemporánea y sus temores. Paidos. Barcelona

[2] Pasado en el 2011 a 500 estudiantes, no solo de España. No dan más referencias

[3] WENGER, E. (2001). Comunidades de práctica: aprendizaje, significado e identidad. Paidós. Barcelona

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies