Vinaròs News

Històries d'avui en dia

Lluís Gandía Si una cosa ha quedado clara con el vergonzoso tema del “amigo invisible”, la cabeza de cordero y las peticiones de ceses...

Lluís Gandía

Si una cosa ha quedado clara con el vergonzoso tema del “amigo invisible”, la cabeza de cordero y las peticiones de ceses y amenazas de dimisión vividas entre el PSPV-PSOE y Totes i tots som Vinaròs durante estas últimas semanas, es la incapacidad del Alcalde, Guillem Alsina, para tomar decisiones y llevar las riendas del Ayuntamiento de Vinaròs.

Reconocer en una rueda de prensa convocada cinco días después de saltar el escándalo que Alsina, como Alcalde y máximo responsable de la gestión municipal, no tomará ninguna decisión y que lo deja en manos de la ejecutiva socialista es una vergüenza para todos aquellos que nos creemos la política como un servicio a la sociedad.

El máximo responsable de un Ayuntamiento es su Alcalde y a él, y solo a él, le compete decidir sobre si cesa o no cesa a un concejal. A nadie más. Renunciar a esa competencia exclusiva suya es renunciar a gobernar y a llevar el timón de los intereses municipales. Una dejación de funciones absoluta que merece la reprobación política de aquellos que creemos que la política es más seria de lo que cree Guillem Alsina.

Porque hoy sabemos que Alsina es un Alcalde que se ríe cuando a su 2ª teniente de Alcalde un “amigo invisible” le entrega una cabeza de cordero, vísceras y un puñado de ojos. Sabemos también que Alsina es un Alcalde que amenaza con cesar a su 2ª teniente de Alcalde cuando le anuncia que convocará a la prensa para denunciar lo sucedido. Y sabemos que Alsina renuncia a gobernar cuando pone en manos en la ejecutiva socialista una decisión que debe tomar él.

Vinaròs ha sido noticia en toda España por la irresponsabilidad de todo un gobierno donde predomina la desconfianza entre sus integrantes, donde los concejales del gobierno se esconden información entre ellos y se denigran a niveles nunca vistos en nuestra ciudad. El gobierno de Vinaròs está en manos de concejales que en lugar de gobernar juegan al “amigo invisible” en el despacho del Alcalde, y ni eso saben hacer.

Hoy queda claro que Vinaròs necesita de otro gobierno. Nuestra ciudad necesita un Alcalde que tenga liderazgo y valentía para tomar decisiones y un equipo de gobierno que se olvide de juegos macabros y gobierne con seriedad y responsabilidad.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies