Vinaròs News

Històries d'avui en dia

 Bartomeu Roig
Cuatro cierres de playas al baño en poco más de un mes en el Baix Maestrat, justo la última zona de la provincia en concluir sus depuradoras. La cantidad de incidencias en este año causa preocupación, y hay quien se pregunta si el tratamiento de las aguas residuales guarda relación. El senador de Compromís Carles Mulet afirmó que estas plantas «llegaron tarde y, esperemos que no las hayan hecho mal», y anunció que elevará preguntas al respecto, centradas sobre todo en Peñíscola ante su gran incremento de población en verano. Desde la Conselleria de Medio Ambiente han negado al rotativo castellonense Mediterráneo la existencia de casos «que hayan podido afectar a la calidad del agua de las playas». La instalación de Peñíscola, en funcionamiento desde mediados del 2015, «ha sido diseñada para tratar la carga generada en la época estival», y está pensada para un caudal de verano «de 20.000 m3 al día». En julio, cuando comenzaron los fenómenos puntuales de contaminación, la media del agua tratada fue «de 15.543 m3 al día», aseguran desde el departamento autonómico. De hecho, han añadido que 8% inferior a la media del mismo periodo del año pasado. Además, el caudal máximo diario tratado fue de 18.261 m3, en agosto pasado, con lo que «no se pasó el límite». Las mismas fuentes han señalado que, a pesar de no contar con ciclo terciario, los parámetros de salida de la depuradora al mar, «en verano se encuentran muy por debajo de los valores máximos permitidos». Mientras, sigue sin saberse un origen claro para la mayoría de los incidentes.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies