Vinaròs News

Històries d'avui en dia

Gestación subrogada: el parón judicial por el coronavirus deja “en el aire” la adopción Gestación subrogada: el parón judicial por el coronavirus deja “en el aire” la adopción
Reproducimos esta información de este domingo de El Mundo-Castellón al Día, edición en papel, elaborada por Daniel Vicente, por afectar a una familia vinculada... Gestación subrogada: el parón judicial por el coronavirus deja “en el aire” la adopción

Reproducimos esta información de este domingo de El Mundo-Castellón al Día, edición en papel, elaborada por Daniel Vicente, por afectar a una familia vinculada al Baix Maestrat, en especial a Vinaròs y Cervera,  de la que ya hemos hecho referencia en anteriores ocasiones en Vinaròs News y que nos ha enviado más imágenes para completar el texto.

DANIEL VICENTE, CASTELLÓN

El estado de alarma que decretó el Gobierno central ha dejado su impronta en prácticamente todas las esferas, incluidas las administrativas. Si ya de por sí la burocracia suponía un caballo de batalla para las familias españolas que deseaban formalizar la afiliación y adopción de sus hijos gestados en el extranjero (a través de la gestación subrogada), ahora, las consecuencias del coronavirus no han hecho más que dilatar el proceso en el tiempo.

Así lo consideran Ana Carmen R. P. y Manel G. B, procedentes de La Vall d’Uixó y que viajaron hasta la capital ucraniana en Semana Santa del año pasado para reunirse con su hijo, el pequeño Manel. Tres meses después de su ‘bloqueo’, la pareja consiguió regresar a España con su bebé, al que la administración sólo reconoce como niño de acogida. La joven familia no podía imaginar que un factor externo, como es el estado de alarma en el país por la propagación del Covid-19, iba a entorpecer el proceso para lograr, en primer lugar, la afiliación y, posteriormente, la adopción oficial del pequeño Manel. Ana Carmen explica que «de diez parejas que vinimos desde Kiev, únicamente una ha conseguido formalizar ya la afiliación. Nosotros estamos en el lado opuesto».

Al parecer, el abogado de Ana y Manel, ha exigido la renuncia al niño por parte de la gestante, una joven ucraniana. Dicho trámite, subraya Ana, «no se suele pedir, pero a nosotros nos lo han exigido. A otras parejas no». Hace dos semanas la pareja inició los trámites para lograr la obtención de dicha renuncia. Ahora, con la crisis del coronavirus, «va a ser más complicado y pensamos que se alargará todo mucho más». «La gestante no se presentó a la firma y nos costó tres meses encontrarla. Ella nunca había tenido que firmar un documento así, no es lo habitual», insiste la vallduxense. La madre del pequeño Manel asegura que «ahora el trámite tiene que llegar a los juzgados de Nules desde Ucrania. Pero pensamos que va a costar que entre aquí y una vez lo haga, tal y como estarán los juzgados, tardaremos en conseguir esa renuncia para presentárselo a nuestro abogado».

El Covid-19 ha contribuido a dilatar más en el tiempo un proceso que, en abril de este año, cumpliría un año para la pareja, cuando viajó a Kiev para reunirse con su hijo. No obstante, fue mucho antes cuando Ana y Manel tomaron la decisión de recurrir a la gestación subrogada, después de informarse debidamente sobre el asunto.

Más allá de la dilación, Ana lamenta que el coste que debe asumir la pareja para obtener la renuncia de la madre asciende a unos 300 euros, «un gasto que normalmente no asumen otras familias por este trámite». Ana y Manel no iban por agencia, por tanto, tuvieron que buscar un abogado alternativo. «Hay abogados que nos pedían 4.000 euros, el precio que comporta el proceso desde el principio, pero el nuestro ya estaba empezado», recuerda la mamá del pequeño Manel. No obstante, «nos exigían igualmente dicha cantidad», reitera Ana.

Por el momento, Ana y Manel no disponen de un plazo determinado para contar con dicho trámite proveniente desde Kiev. Tan sólo queda esperar a que la renuncia de la gestante entre los juzgados. La espera no se prevé corta, a tenor de la crisis que ha despertado el coronavirus en nuestro país. La espera a causa de los retrasos que se prevén por la crisis del coronavirus sumará más meses al largo camino que han recorrido Ana y Manel para oficializar, algún día, la adopción de su hijo. En Semana Santa hará un año que viajaron a Kiev para abrazar a su bebé. Además, la espera que afrontaron Ana Carmen y Manel en Kiev mientras esperaban a que el Gobierno central reconociese como hijo de españoles a su pequeño ocasionó que el bebé se acostumbrase a estar en un espacio muy reducido con sus padres prácticamente todo el día. De esta manera, Ana explica que «nuestro hijo está como siempre, a él no le ha afectado demasiado el confinamiento». «Para él, es como si hubiéramos vuelto a Ucrania…

Todo el día con sus padres en casa sin salir», relata la vallduxense. Ahora bien, Ana sí reconoce que «cuando se despierta a nuestro lado abre mucho los ojos, como si tuviese mucha curiosidad de vernos de repente a los dos en casa cada día». Sea como fuere, la situación actual dista de la vivida en Kiev, ya que al menos, ahora, la familia de La Vall d’Uxó está confinada en su domicilio y no en un apartamento ucraniano. De hecho, allí, Ana ya lamentó que el espacio era muy reducido para los tres e incluso indicó que las condiciones comprometían el desarrollo normal de cualquier bebé, que debe salir y ver más allá de ‘cuatro paredes’. Ana y Manel esperan que la crisis del coronavirus remita pronto y todo quede en un mal sueño, para conseguir por fin la afiliación y posterior adopción del pequeño de la casa.

JUICIOS

Todo empezó cuando Ana y Manel viajaron hace casi un año a Kiev para abrazar a su hijo Manel, gestado por una joven ucraniana vía gestación subrogada. Una vez allí, el Gobierno decidió que no iba a reconocer a más niños ucranianos como españoles, dejando así ‘atrapadas’ a las familias españolas que se habían desplazado hasta el país europeo. Como muchas otras parejas, Ana y Manel denunciaron al Gobierno central, debido a la negativa de la ministra Dolores Delgado a aceptar más niños como españoles. Ahora, están a la espera de la celebración del juicio. El abogado de la pareja valldeuxense, al que ya se le han abonado alrededor de 2.000 euros, ultimó la entrega de los documentos necesarios en el juzgado de Castellón para que se pueda celebrar la primera sesión judicial.

Esperant regularitzar el nadó, després de tornar d’Ucraïna

Comparteix
Avatar

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies