Vinaròs News

Històries d'avui en dia

 José R. Ferreres No se trata de una comisión (¡qué más quisiera!), ni una participación de algún tipo en “cualquier” negocio; voy por otros...

 José R. Ferreres

No se trata de una comisión (¡qué más quisiera!), ni una participación de algún tipo en “cualquier” negocio; voy por otros derroteros.

Hacia cierto tiempo que me llamaba mucho la atención algunas rampas que veía en algún establecimiento de nueva creación. Hable con algún obrero y me confirmo que era así (la rampa) porque así venia en el proyecto. Resulta que los arquitectos lo hacían bien. Así eran “esas” rampas.

Siguiendo la investigación y después de hablar con técnicos municipales consigo descubrir el porqué de “esas” rampas.

Cuando vean las rampas “imposibles” de 25% en alguna tienda recién abierta de su barrio, no crean que sean ilegales. Otra cosa es lo ético o no de las mismas.

A los propietarios del negocio: Por supuesto que cumplen con la legalidad, ¡faltaría más! Pero cuando un cliente (al salir) un día de lluvia, resbale y tenga un percance ¿a quién culparemos?

A los obreros que la están llevando a cabo y ven la “locura” de la inclinación: Por supuesto que cumplen con el proyecto y la legalidad, ¡faltaría más! Pero, incluso, con el carro del hormigón o de los ladrillos (al bajarla o subirla) la ven demasiado empinada. ¡Díganlo y no se callen!

A los arquitectos que hacen el proyecto: Por supuesto que cumplen con la legalidad, ¡faltaría más! Pero ¿no pueden ofrecer otra alternativa? Seguro que es posible. ¡Un poco de imaginación o de información!

A los técnicos municipales: Por supuesto que ese proyecto que le han presentado cumple con toda la legalidad, ¡faltaría más! Pero ven ese rampa “imposible”, ¿por qué no “sugieren” alguna alternativa más eficaz?

Al legislador: ¿Han probado de subir (y mejor bajar) esa inclinación que permiten en la Ley? Y no hace falta una silla de ruedas, simplemente bájenla, así con su “normalidad”. Y nos cuentan cuan dura es la piedra sobre la que han depositado sus posaderas.

Unos por otros, y la Ley se aprueba con un 25 % de rampa.

¡Es que no se puede …!

¡Poca imaginación!

¡Siempre se puede!

Por cierto: algunas soluciones posibles son mucho más baratas que esa rampa, y evitan la problemática de las caídas, juicios e indemnizaciones; que puede ser el final de la “historia”.

Deberíamos poner de nuestra parte un poco de imaginación al ver que “esa” rampa va a ser “un problema” para nuestro negocio. (En cualquiera de las fases que anteriormente hemos comentado).

Y por ultimo: en toda la cadena de personas que van desde el primer redactor del texto, al supervisor, a los técnicos de la Conselleria, a los que la aprobaron, a todos los que la están aplicando, a los usuarios … nadie ha probado que no es posible subir y bajar “semejante” locura de rampa.

Por cierto: Lo habitual esta en menos de 10%. Y este ya es difícil ascender.

¿Qué donde lo pone todo lo que digo? Pues en la “ORDEN de 25 de mayo de 2004, de la Consellería de Infraestructuras y Transporte, por la que se desarrolla el Decreto 39/2004 de 5 de marzo, del Gobierno Valenciano en materia de accesibilidad en la edificación de público concurrencia (2004/X5644).

Comparteix
Avatar

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies