Vinaròs News

Històries d'avui en dia

Un vinarocense, observador de Naciones Unidas en la marcha de migrantes de América Un vinarocense, observador de Naciones Unidas en la marcha de migrantes de América
EMILI FONOLLOSA La gran marcha o caravana de migrantes que salió de Honduras en dirección a México y Estados Unidos está siendo seguida desde... Un vinarocense, observador de Naciones Unidas en la marcha de migrantes de América

EMILI FONOLLOSA

La gran marcha o caravana de migrantes que salió de Honduras en dirección a México y Estados Unidos está siendo seguida desde primera línea por el vinarocense Luís Espuny Sanchís, como observador de Naciones Unidas, quien vive este drama humanitario en una ardua labor en favor de los derechos humanos.  

La caravana, según nos contaba desde Guatemala, donde desarrolla su labor, ha abierto la oportunidad de no tener que viajar en solitario, es un viaje muy largo y peligroso: “los migrantes están acompañados, hay una gran hermandad entre ellos, el compañerismo que reina es increíble, se hacen amigos y hay una gran solidaridad”. Así, nos recordaba una situación muy dramática que le tocó ver cuando cruzaron un río:” miles de personas cruzando a pie… en las partes que cubría, ayudaban a los que no sabían nadar, lograron todos cruzar y ahora están caminando por México”.

Una de las situaciones más preocupantes es la gran cantidad de niños de la caravana, “trabajamos para que no se violen sus derechos, están en una grave situación de vulnerabilidad”. Luis destacaba la solidaridad también del pueblo guatemalteco, “pero ya hay un agotamiento, han pasado tres semanas y se produce el desabastecimiento”. Naciones Unidas se está volcando para garantizar la vida, integridad y salud de las personas, “es una verdadera emergencia humanitaria, muchas personas han salido de casa con lo que tenían, no había visto cosa igual en mi vida… nuestro trabajo es agotador, muy pesado, hace un tremendo calor y la carga emocional cansa mucho, deja una resaca emocional y física muy importante”.

“Hay familias enteras, cuando les ves el rostro, ves amigos, piensas que podrían ser tus vecinos de Vinaròs o cualquier ciudad española, gente normal, trabajadora, humilde, como la que pueda haber en España, que huyen de la violencia, de la pobreza…” añadía.

Luis conversa mucho con estos migrantes, trata de conocer su historia, de dónde vienen, qué necesitan, qué saben acerca de sus derechos, a dónde van… (no todos tiene fijado los Estados Unidos como destino final).

Recordaba también este vinarocense que “en Centro América siempre ha habido un flujo migratorio hacia Estados Unidos, la gente paga hasta diez mil dólares para llegar hasta allí, al llegar los deportan a su casa, pero vuelven, hasta tres veces, esta región americana tiene unos índices de desigualdad y pobreza brutales, además de la violencia”.

Luis Espuny forma parte en Guatemala de la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos (OACNUDH), cuya principal labor es la asistencia técnica al gobierno para promover y proteger los derechos humanos. Desde que se inició esta grave crisis y la caravana de migrantes, “hemos hecho asistencia técnica como talleres para el fortalecimiento de las instituciones en materia de derechos humanos y de estándares internacionales en derechos de las personas migrantes, que son unos mínimos que los estados acuerdan para garantizar una vida digna a las personas”.

“Viajamos mucho al terreno -añadía-, esto nos permite identificar los problemas, las violaciones de los derechos humanos, levantamos información para tener un análisis con los que identificar problemas como carencias y dificultades y facilitar así adecuada asistencia técnica al gobierno, por eso desde el primer día estamos en la frontera para ver qué está pasando, y ver qué puede el estado mejorar”.

Luis, aunque reside habitualmente en Valencia, mantiene sus vínculos con Vinaròs, en donde nació buena parte de su familia, como su padre Ramón. Estudió Derecho, siguiendo una larga tradición de su familia, que en Vinaròs ha gozado y goza de una gran estima personal y reconocimiento profesional. Ejerció varios años como abogado. Posteriormente cursó un máster de cooperación y comenzó su carrera internacional, “desde joven siempre quise trabajar en África y terminé aquí en América latina donde llevo cuatro años”. Estuvo 6 meses en Bolivia y desde hace 3 años y medio en Guatemala a donde llegó gracias a un programa para jóvenes profesionales de Naciones Unidas y la Agencia de Cooperación Española (AECID). “Estoy en Guatemala enamorado del trabajo que hago aquí, aunque la vida es a veces un poco complicada, la capital es algo áspera, no es tan amigable como las capitales europeas pero el trabajo me hace muy feliz” comentaba finalmente.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies