Vinaròs News

Històries d'avui en dia

JAVIER ORTÍ Morella sufrió en la noche del domingo al lunes una nueva oleada de robos. Una óptica, un supermercado y, de nuevo, el...

JAVIER ORTÍ

Morella sufrió en la noche del domingo al lunes una nueva oleada de robos. Una óptica, un supermercado y, de nuevo, el estanco fueron los objetivos de los ladrones. Cabe recordar que este último establecimiento ya fue asaltado hace un mes, concretamente el 29 de septiembre.

Los cacos volvieron a aprovechar la nocturnidad para llevar a cabo sus golpes en Els Ports. Accedieron a una nave contigua al supermercado, desde donde abrieron un butrón de más de un metro y medio -con dos agujeros-para acceder al establecimiento. Sin embargo, los boquetes no les resultaron accesibles al topar con una rampa interior tras el muro.

Entonces, reventaron la puerta exterior de acceso al almacén y llegaron a penetrar en las instalaciones. No obstante, en ese momento se vieron sorprendidos por la alarma, que comenzó a sonar con fuerza. Eran las 2.00 horas cuando el aviso se recibió. A pesar del contratiempo, los asaltantes no se fueron con las manos vacías. En el estanco se apoderaron de toda la mercancía de la que disponían. «En la última ocasión los vecinos evitaron lo que ha pasado ahora. Han robado todo el tabaco del almacén y el ordenador. Se lo han llevado todo» declaró la propietaria, Elvira Mestre.

Los ladrones volvieron a forzar la puerta y accedieron al almacén, donde guardan las cajas de cigarrillos. Además, el portátil «era el mío personal, así que no solo me han robado el trabajo, allí tengo parte de mi vida. Es indignante y frustrante», dijo Mestre. Pero la actividad delictiva no se detuvo ahí. La óptica de la localidad también fue asaltada en la misma noche. Como en el estanco, forzaron la puerta de entrada y sustrajeron todo el material posible. «Cuando llegué, vi la puerta abierta y, solo entrar, fui consciente de lo que había pasado. Es un desastre, han robado todas las gafas de sol, varias graduadas, algunas monturas y los dos ordenadores», explicó Rosa García.

PIDEN MÁS MEDIOS

Los intrusos camparon a sus anchas durante gran parte de la noche. El hecho de que los negocios afectados estén dentro del casco amurallado hace pensar que los ladrones conocen muy bien Morella y las calles por las que huir. Aunque la comarca tiene unos índices de criminalidad muy bajos, los vecinos reclaman más guardias civiles. «Lo que no puede ser es que solo tengamos cuatro o cinco agentes para toda la comarca. Así no se puede», critican.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies