Vinaròs News

Històries d'avui en dia

NEUS BORDES Sentada en el alfeizar de la ventana con la frente pegada al cristal esperaba, su mirada se perdía entre el ir y...

NEUS BORDES

Sentada en el alfeizar de la ventana con la frente pegada al cristal esperaba, su mirada se perdía entre el ir y venir de los transeúntes, decenas de personas que seguían con sus quehaceres diarios ajenas a esa mirada triste que les observaba desde la soledad de su hogar, una lagrima que empezó a descender por su mejilla brotaba de su ojo derecho. Acercó su mano para secarla, y la observó con detenimiento. Hasta ese momento no había reparado en como el paso del tiempo había ido marcando sus surcos en ellas, pensó en todo lo que habían hecho esas manos y lo poco que les quedaba por hacer, se imaginó a si misma atrapada entre ese laberinto de pliegues que formaban sus arrugas. Al fin y al cabo es así como ella se sentía, atrapada entre las paredes de una casa que era, casi tan vieja como ella. 

Hacía mucho tiempo que la soledad era su única compañía, una presencia tenebrosa que en ocasiones le oprimía el pecho hasta dejarla casi sin respiración, poco a poco esa presencia se había ido apoderando de ella hasta absorberla por completo. El eco de las voces de la calle resonaban en su cabeza igual que todas aquellas historias de su juventud que le hubiera gustado contar a quien quisiera escucharlas. Pero ya nadie tenía tiempo para ella, se había convertido en un estorbo. Miró el pequeño sillón que había junto a la mesa camilla, y una sonrisa triste iluminó su rostro, cuantas tardes había compartido con el gran amor de su vida en ese rincón, todas esas risas, miradas y confidencias que jamás regresarían. Como se arrepentía de no haber aprovechado esos momentos, de cada enfado, cada mal gesto y cada día que había perdido sin decirle TE QUIERO. Ahora solo le quedaban los recuerdos y una imagen borrosa en blanco y negro enmarcada en un polvoriento marco de plata.

Maldijo su suerte, unos hijos y unos nietos que ya nunca la visitaban, pensaba que esta vez sería diferente, y se acordarian del aniversario, pero en la mesa puesta para ocho se enfriaba la cena que con tanta ilusión había estado preparado, con el estómago cerrado, apagó la luz con la esperanza de que el estridente sonido del timbre la despertara, y aparecieran con alguna escusa, quería volvier a sentir ese alboroto en su hogar y recibir besos y felicitaciones. Pero el timbre nunca sonó y ella ya jamás volvió a despertar. Con ella desaparecieron todas aquellas historias que tanto le hubiera gustado contar, las experiencias, sus ilusiones, los sueños cumplidos y por cumplir, los engaños, los amores correspondidos y no correspondidos y todos aquellos consejos que tanto le hubiera gustado compartir con sus nietos.

Siempre he pensado que cuando una persona muere, con ella muere una  biblioteca de vivencias y historias que jamás se podrán recuperar. Por desgracia perdí a mis abuelos demasiado pronto y, ahora mismo daría lo que fuera por volver a oír los refranes y canciones de mi abuelo, por enseñarle a mi abuela que estoy aprendiendo sus dos grandes pasiones, a coser y a hacer ganchillo con lana, estoy segura que estaría orgullosísima y que le hubiera encantado enseñarme y aconsejarme y ver mis progresos. La muerte se los llevó demasiado pronto.

Esto es solo una historia, pero cada día muchos ancianos se sienten así, los que aún tengáis la suerte de tenerlos en vuestras vidas disfrutad de ellos al máximo, son fuente inagotable de sabiduría, que necesitan ser escuchados y sentirse queridos y cada segundo con ellos es un segundo impagable. 

EL FORTÍ VINARÒS INTERCULTURAL

www.elforti15.blogspot.com.es

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies