Vinaròs News

Històries d'avui en dia

MIGUEL AGOST-JAVIER ORTÍ Año de setas, año de trufas. Este 2018 parece que se cumplirá este dicho típico del interior y podría ser la...

MIGUEL AGOST-JAVIER ORTÍ

Año de setas, año de trufas. Este 2018 parece que se cumplirá este dicho típico del interior y podría ser la mejor campaña de recolección del preciado hongo de la última década, tras los elevados registros de precipitaciones que se acumulan desde primavera. Las lluvias favorecerán que haya mucha cantidad, algo que se traducirá en una rebaja del precio, lejos de los 1.100 euros por kilo de la pasada temporada.

El calendario oficial de recolección, marcado por una normativa modificada que aprobó la Generalitat el pasado febrero, arrancó el 16 de noviembre y finalizará el 15 de marzo. Una reglamentación que afecta a las especies: Tuber melanosporum (la trufa negra que es la más demandada), Tuber brumale, Tuber uncinatum, Tuber mesentericum y Tuber borchii.

La noche del viernes pasado se celebró el primer mercado tradicional que cumplió con la costumbre de ser anecdótico y simbólico. «Esperamos un ciclo muy bueno, sobre todo en las plantaciones que lo han trabajado bien, pero también lo será en otras menos cuidadas y en el monte, donde venimos de una época en que fue nula su presencia», destaca el experto truficultor, Javier Segura. De la misma opinión es el recolector de Portell Héctor Chillida: «Prevemos una campaña muy cuantiosa por los chubascos estivales, pero el precio bajará mucho respecto los últimos años». Sobre el valor económico, Segura vaticina que «al principio estarán por 120-130 euros, ya que aún no están maduras al no haber hecho frío y les falta calidad. A partir de enero, como habrá mucha oferta, creo que llegarán a unos 600 euros por kilo».

 Otros buscadores de trufa huyen del optimismo y prefieren tener los pies en el suelo. El morellano Iván Pitarch cree que «la recogida será en dos fases, y en algunos puntos podría ser floja debido a que ha llovido mucho y el barro no ayuda». Por su parte, desde Ares del Maestrat, Juli Bayot, se centra en el caso de las truferas naturales: «Tras dos temporadas de producción que fueron nulas, este año muchas han desaparecido y las que todavía aguantan tendrán ejemplares muy pequeños». De todas maneras, las expectativas apuntan a unos meses «extraordinarios» en áreas típicas de recogida como Els Ports, Alt Maestrat o el Alto Palancia.

Comparteix

Vinaròs News

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies